La semana pasada nos contactó un cliente preguntando, directamente, por un presupuesto para un concurso de acreedores. Su preocupación era que tenía unos fondos negativos provocados por pérdidas y no quería incurrir en responsabilidad civil por tal situación.

El planteamiento teórico es perfecto. La legislación establece que cuando una compañía tiene fondos propios negativos, debe actuar de alguna forma para solucionar el problema: bien ampliando capital o bien reduciéndolo, entrando, de esta forma, en liquidación o bien presentando un concurso de acreedores.

Ante esta situación, preguntamos al cliente porqué se había decidido por un concurso de acreedores y si había examinado otras posibilidades. Su respuesta fue un simple no.

Solicitamos la documentación contable para ver si existían otras posibilidades al margen del concurso.  Del examen de la citada documentación dedujimos que no era viable realizar ni una ampliación, ni tampoco una reducción del capital para compensar pérdidas.

Por otra parte, actualmente ya no tenía pérdidas significativas y tenía un activo que, a precio de mercado, podría ser bien valorado y liquidar deudas, pero que en concurso de acreedores, sería adjudicado por un 10% de su valor siendo optimistas.

Analizada la situación, la recomendación fue clara: No realice concurso de acreedores, ya que la responsabilidad del administrador que nace con la situación de insolvencia, sólo afecta a las deudas nacidas a partir de tal situación de insolvencia. Y como no se están generando pérdidas, no hay responsabilidad: no había deudas con hacienda, ni Seguridad Social y tampoco tenía trabajadores a su cargo.

En lugar de ello, le propusimos que entrara en liquidación, actuación que elimina la responsabilidad, ya que su balance lo permitía. Además de indicarle que intentara vender el activo y con ello pagar los pasivos. Si pasados unos meses no lo conseguía, siempre estaba a tiempo de presentar un concurso de acreedores.

Es muy importante valorar todas las opciones antes de tomar una decisión. Hacer concursos de acreedores es una tendencia muy actual, pero no siempre es la mejor solución, ni la más económica, ni la que obtenga mejores resultados para nuestros clientes.

Si no sabe qué hacer ante una situación similar, no lo dude y consúltenos. Le proporcionaremos el asesoramiento y la solución más adecuada para satisfacer sus necesidades y cumplir con la normativa legal vigente de la manera más beneficiosa para usted.

Consúltanos
close slider

Primera consulta GRATIS

Si tiene dudas o preguntas sobre alguno de nuestros servicios y/o especialidades por favor no dude en contactarnos. Resolveremos todas sus inquietudes con la mayor brevedad posible.