Debido a la crisis, son muchas las propiedades que finalmente han sido embargadas por las entidades financieras. Asimismo, también se están produciendo casos en los que el embargo no se puede realizar, debido a que se trata de hipotecas titulizadas y por tanto y siguiendo la jurisprudencia vigente, no son activos embargables.

La mayoría de la población entiende que al adquirir una vivienda para la cual hemos solicitado un préstamo hipotecario, en caso de no poder pagarlo, el inmueble adquirido pasa a ser propiedad de la entidad financiera. Pero, según la resolución judicial y la Ley 19/1992, sobre Régimen de Sociedades y Fondos de Inversión Inmobiliaria y sobre Fondos de Titulización Hipotecaria, cuando se realiza “la titulación de un préstamo supone que la entidad que lo concedió deja de ser la acreedora del préstamo, aunque conserve por ley la titularidad registral y siga manteniendo, salvo pacto contrario, su administración”, y al dejar de ser acreedora, pierde su derecho a reclamar la propiedad.

Se calcula que alrededor del 80% de las hipotecas están titulizadas, es por ello, que a la hora de enfrentarse al embargo por parte de una entidad financiera, es necesario conocer si disponemos de una hipoteca titulizada. Para obtener esta información podemos acudir a nuestra entidad financiera, al Banco de España, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, al juzgado o a través de nuestros abogados especializados.

Sea cual sea el procedimiento para obtener esta información, lo más recomendable es contar con el asesoramiento profesional adecuado, acudiendo a despachos de abogados especializados en la realización de demandas contra entidades financieras, que tengan experiencia en el sector y nos puedan indicar en todo momento, sobre las acciones legales a emprender.

Si dispone de cualquier duda sobre su hipoteca no dude en contactarnos y le proporcionaremos toda la información necesaria para llevar su caso.