Concursos de acreedores para empresas y personas físicas

 

El concurso de acreedores es un procedimiento legal que puede aplicarse tanto a empresas como a personas físicas.

En las empresas, es una solución que puede ayudar a reconducir su situación económico financiera cuando ésta se encuentre en una situación de déficit de tesorería que le impida afrontar los pagos a sus deudores. En estos casos, para garantizar que el concurso logrará sanear la empresa y le permitirá continuar, deben existir evidencias de que el normal discurso de su actividad empresarial generará unos ingresos suficientes como para asumir las obligaciones de pago futuras. Si una empresa está atravesando por esta situación, es recomendable plantear el concurso cuanto antes para asegurarnos de que no ha agotado todos sus recursos y tiene cierto margen de maniobra.

En las personas físicas, acogerse a la ley de la segunda oportunidad permite que, si se encuentran asfixiados con deudas superiores a sus ingresos actuales, puedan reconducir esa situación y partir de cero. Esta ley es muy nueva, y es necesario analizar bien el caso para garantizar que se cumplen los requisitos que exige la norma. Por ejemplo, uno de los requisitos básicos que debe cumplir el deudor es que actúe de buena fe.

Conoce cuáles son los requisitos, qué trámites se deben seguir y cómo funcionan los concursos en la entrevista que realizó Alfred en “Donem la Veu” a nuestros abogados Alejandro Benavente y Susana Moreno.

Si te encuentras en una situación financiera comprometida y quieres conocer si tu caso es viable, no dudes en consultarnos. Primera visita gratuita para conocer tu situación y analizar si es factible plantear un concurso.