Concurso de acreedores express

La realidad económica de muchas empresas se encuentra, en ocasiones, mermada por diversas circunstancias, existiendo un volumen elevado de deudas y pocos activos para poder satisfacerlas. En muchos casos, las circunstancias que han provocado esta situación resultan irreversibles, ya que no se espera una ganancia futura que pueda hacer frente al total de la deuda existente.

 

En Urbe Abogados somos especialistas en concurso de acreedores express

En el despacho contamos con un equipo de abogados especializados en tramitar todo tipo de concursos de acreedores, tanto en su modalidad ordinaria como en su modalidad exprés.
Contamos con la experiencia y conocimientos necesarios como para valorar adecuadamente cada caso y realizar los trámites necesarios para lograr el mejor resultado para nuestros clientes.

Si su empresa está atravesando una situación complicada y no tiene previsión de poder continuar con su actividad empresarial, no dude en consultarnos. Analizaremos su caso y le propondremos la mejor solución, garantizando la defensa de sus intereses y la total profesionalidad de nuestros abogados.

 

¿En qué consiste esta modalidad de concurso

El concurso exprés de acreedores es una modalidad de concurso de acreedores que se aplica cuando la sociedad demuestra que en su activo no existen bienes suficientes como para poder hacer frente a los deudores.

Es una modalidad que resulta mucho más rápida y menos costosa, ya que se evitan pasos en el procedimiento de declaración de insolvencia y liquidación de la sociedad. De hecho, en el auto en el que se procede a declarar que una empresa se encuentra en un procedimiento de concurso de acreedores, en ese mismo momento el juez puede plantear la conclusión del concurso, aportando las razones que justifiquen que la empresa no dispone de activos suficientes como para afrontar el pago a sus acreedores.

 

Antecedente legal del concurso de acreedores express

Tradicionalmente, la Ley Concursal 22/2003 establecía los requisitos y procedimientos que se debían llevar a cabo cuando se producía en la empresa una situación de insolvencia temporal, con el propósito de establecer unos trámites y tiempos para que la empresa pudiera hacer frente a sus pagos y no tuviera que cesar en su actividad. Pero la regulación se quedaba corta y planteaba ciertas dificultades cuando el deudor no disponía de bienes suficientes como para satisfacer todas las deudas de acreedores contraídas y no existía posibilidad de poder hacerlo en el futuro. En estos casos, el proceso suponía una inversión de tiempo y dinero muy elevado, teniendo en cuenta que la empresa finalmente debería cerrar, por lo que no era una práctica legal eficiente.

Para poder dar una solución a estos casos, cuando la masa de activos totales de la sociedad resulta del todo insuficiente, y no se prevé que se pueda reflotar la situación ni en el corto ni en el largo plazo, el órgano legislativo modificó la ley en 2011 para dar cabida a una nueva modalidad de concurso de acreedores, más rápida y menos costosa: El concurso de acreedores exprés.

Requisitos para acogerse 

Para que una sociedad pueda acogerse a esta modalidad concursal, debe reunir una serie de requisitos.

De hecho, es el deudor el que debe aportar la documentación y toda la información necesaria que demuestre, de manera totalmente fehaciente y veraz, la inexistencia de una masa de activos suficiente como para satisfacer el total de la deuda, y que, inclusive, acredite que no dispone del dinero necesario como para poder afrontar los gastos que suponen todo el proceso concursal.

Además, las circunstancias que concurran deben evidenciar que no existe viabilidad para emprender otras acciones que pudieran reintegrar el dinero que se les debe a los acreedores o que impliquen la responsabilidad de terceros.

 

¿Qué efectos tiene?

Cuando una empresa se acoge al concurso de acreedores exprés, y finalmente el juez lo admite a procedimiento, el proceso varía respecto a la modalidad ordinaria en los siguientes puntos:

  • No se procede al nombramiento de un administrador concursal que se ocupe del control y administración de la sociedad mientras dure el procedimiento, precisamente porque no tiene sentido ya que la empresa va a desaparecer. En el mismo auto en que se presenta el concurso ante el juez, se aporta la documentación que justifica realizar el proceso por la modalidad exprés.
  • No se ejecuta la fase de calificación del concurso, derivándose de este hecho la no responsabilidad del deudor por la situación de insolvencia de la sociedad. Aunque el deudor no sea objeto de concurso culpable, el órgano de administración general quedaría sujeto al régimen de responsabilidad correspondiente.
  • En el momento en el que el juez dicte la conclusión del concurso de acreedores exprés:

– se procede de inmediato a la liquidación de la sociedad

– si existen bienes en el activo, se liquidan y se reparten entre los acreedores

– se extingue por completo la sociedad y su actividad

– se procede a la cancelación de la inscripción de la empresa en el Registro Mercantil correspondiente.

 

Beneficios del concurso de acreedores express

 

Para el deudor

Evita alargar un proceso que le va a suponer una inversión considerable de tiempo y dinero cuando su situación de insolvencia es irreversible y no existe previsión de poder restablecerla.

 

Para el órgano Judicial

Reduce el número de procesos concursales ordinarios, que sobrecargan los órganos de administración de justicia y los tribunales, lastrando los procedimientos y saturando los juzgados.

 

Para los acreedores

Al no existir posibilidad de recobro dada la situación en la que se encuentra la empresa deudora, los acreedores se evitan iniciar procesos judiciales para reclamar el cobro de la deuda, con el consiguiente ahorro en costes.

Últimas noticias

Que pasa si soy avalista de un piso que no es mío?

Hasta recientemente, el ser avalista de un piso que era propiedad de otro, hijos generalmente, suponía estar en el...

Nos afianzamos en los casos de IRPH con otra sentencia a favor

El 27 de junio de 2017 nos llegó la notificación del Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Mataró en que se dictaba...

Los gastos hipotecarios, nuevo motivo de reclamación

Después de las clausulas suelo e IRPH, los gastos hipotecarios son uno de los motivos más recurrentes sobre el que se...

Nueva sentencia ganada en URBE Abogados sobre IRPH

El pasado 7 de junio de 2017 el Juzgado de Primera Instancia nº 22 de Barcelona falló a nuestro favor en otro caso...

La incapacidad legal

La mayor esperanza de vida nos lleva a situaciones que hace décadas nunca nos habríamos planteado, como es la...

Escríbanos